Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

¡A Dios!

Decimos ¡A Dios! a este GRAN APÓSTOL de Cristo en la tierra: Chus Villarroel OP

Se le consideraba como uno de los mayores impulsores de la llamada Teología de la Gratuidad, junto con el cardenal Raniero Cantalamessa y Pedro Reyero, sacerdote dominico.

Toda la Renovación Carismática le está muy agradecida por su vida, su testimonio, su entrega y sus enseñanzas.

Le recordamos con esta bonita entrada que publicamos hace un tiempo https://chariscomunion.wordpress.com/2021/01/14/chus-villarroel-premio-rel-especial-2020/

“No son nuestras obras, ni nuestros méritos o sacrificios los que nos otorgan la salvación, sino la gratuidad de Dios”

DIOS, gratuitamente, se lo lleva junto a Él para que disfrute eternamente de Su Amor.

Gracias, padre Chus. Gracias, Señor, por su vida.

Anuncio publicitario

Derribando barreras, construyendo caminos nuevos

En este XXII Domingo del tiempo ordinario, Lucas 14, 1.7-14, el Cardenal Raniero Cantalamessa nos invita crecer en la virtud de la modestia, pero se detiene primeramente, en una cuestión muy importante para nosotros como cristianos: corregir algunos de nuestros prejuicios. Concretamente, el inicio del Evangelio de este domingo nos ayuda a corregir un prejuicio sumamente difundido, nos explica el cardenal.

«Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente». Al leer el Evangelio desde un cierto punto de vista, se ha acabado haciendo de los fariseos el modelo de todos los vicios: hipocresía, doblez, falsedad; los enemigos por antonomasia de Jesús. Con estos significados negativos, el término «fariseo» ha pasado a formar parte del diccionario de nuestra lengua y de otras muchas.

Semejante idea de los fariseos no es correcta. Entre ellos había ciertamente muchos elementos que respondían a esta imagen y Cristo se enfrenta duramente con ellos. Pero no todos eran así. Nicodemo, que va a ver a Jesús de noche y que después le defiende ante el Sanedrín, era un fariseo (Cf. Juan 3,1; 7, 50 y siguientes). También era fariseo Saulo, antes de la conversión, y era ciertamente una persona sincera y celosa, aunque todavía no estaba bien iluminado. Fariseo era Gamaliel, quien defendió a los apóstoles ante el Sanedrín (Cf. Hechos 5, 34 y siguientes).

Las relaciones de Jesús con los fariseos no fueron sólo conflictivas. Compartían muchas veces las mismas convicciones, como la fe en la resurrección de los muertos, en el amor de Dios y el compromiso como primer y más importante mandamiento de la ley. Algunos, como en nuestro caso, incluso le invitan a comer en su casa. Hoy se considera que más que los fariseos, quienes quisieron la condena de Jesús fueron los saduceos, a quienes pertenecía la casta sacerdotal de Jerusalén.

Por todos estos motivos, sería sumamente deseable dejar de utilizar el término «fariseo» en sentido despreciativo. Ayudaría al diálogo con los judíos que recuerdan con gran honor el papel desempeñado por la corriente de los fariseos en su historia, especialmente tras la destrucción de Jerusalén.

El Papa Francisco precisa que “el diálogo interreligioso, es un signo de nuestro tiempo, un signo providencial, en el sentido de que es Dios mismo, en su sabio designio, quien inspira a los líderes religiosos y a tanta gente corriente a encontrarse y conocerse respetando las diferencias religiosas”. Este es un camino para que la fraternidad y la paz crezcan en el mundo. Reforzando el diálogo podemos ayudar a contrarrestar el extremismo.

USO DEL LOGO

LOGO DE CHARIS

El Servicio Nacional de Comunión desea recordar el buen uso del logo de Charis a todas las realidades de la corriente de gracia en España.

¿Quién puede utilizar el logo de CHARIS? ¿Y bajo qué condiciones?

El logo identifica a CHARIS en el mundo.

El uso del logo de CHARIS está reservado al Servicio Internacional de Comunión, a los servicios Continentales de Comunión y a los Servicios Nacionales de Comunión.

Los miembros de los distintos Servicios: Internacional, Continentales y Nacionales pueden usar el logo de CHARIS solamente en los eventos oficiales, no en los particulares. 

Es decir, ninguna realidad concreta (grupo de oración, comunidad, escuela de evangelización, ministerio ….y todas las demás), de ningún país, puede utilizar este logo para difundir cualquiera que sea el evento o información perteneciente a su realidad que desee publicitar.

Vanidad de vanidades

En palabras del Cardenal Raniero Cantalamessa, el Evangelio de hoy nos habla sobre un problema fundamental para el hombre: el sentido de actuar y trabajar en el mundo. Qohélet, en su libro, nos lo expresa en términos desconsoladores: «¡Vanidad de vanidades, todo es vanidad! ¿Qué saca el hombre de toda la fatiga con que se afana bajo el sol?». Este Evangelio (Lucas 12, 13-21) nos sugiere cómo remontar esta peligrosa pendiente.

Perdida toda fe en Dios, hoy con frecuencia muchos se encuentran en las condiciones de Qohélet, que no conocía aún la idea de una vida después de la muerte. La existencia terrena parece en este caso un contrasentido. Pero existe también una vía de salida al «todo es vanidad»: enriquecerse ante Dios. Lo más importante de la vida es hacer el bien. El bien poseído se queda aquí abajo; el bien hecho lo llevamos con nosotros.

Los dos hermanos del Evangelio que nos ocupa están equivocados porque su conflicto no deriva de la búsqueda de la justicia y de la equidad, sino de la codicia. Entre ellos ya no existe más que la herencia para repartir.

Las cosas y las criaturas volverán a parecernos bellas y santas el día en que dejemos de querer sólo poseerlas o sólo «consumirlas», y les demos el uso para el que nos fueron dadas, que es el de facilitarnos alcanzar nuestro destino eterno. Es muy revelador que el Cardenal nos haya regalado estas últimas palabras en el día de San Ignacio de Loyola. “…y las otras cosas sobre la haz de la tierra son criadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es criado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usar dellas, cuanto le ayudan para su fin, y tanto debe quitarse dellas, cuanto para ello le impiden…” [EE 23]

Para todos aquellos que deseéis leer el comentario al Evangelio completo podéis hacerlo en: https://misionmas.wpcomstaging.com/2022/07/30/xviii-domingo-del-tiempo-ordinario-ciclo-c-card-raniero-cantalamessa/

Encuentro mundial virtual de líderes servidores de la Intercesión

Charis Internacional organizó un encuentro virtual sobre intercesión ayer sábado 30 de julio, de 3 a 5 de la tarde. El SNCC (Servicio Nacional de Comunión Charis) España convocó a los responsables de intercesión de todas las realidades registradas en Charis.

Hubo charlas, cantos, testimonios y una intercesión especial por el mundo entero. Todo se desarrolló en un clima de oración y fue un precioso encuentro con tantos intercesores del mundo entero.

Escuchamos al moderador de Charis, Pino Scafuro, que nos dijo que Dios quiere apoyarse en hermanos dispuestos a orar delante de Jesús, los servidores de Intercesión, y que el resto lo hace Él. Fueron ejemplos y palabras muy sencillas de nuestro hermano que agradecimos mucho.

Varios hermanos dieron su testimonio de cómo habían puesto en movimiento este servicio en sus países y nos explicaron distintas iniciativas que están poniendo en marcha actualmente: Encuentros de Intercesión profética, Retiros nacionales de Intercesión, Escuelas nacionales de intercesores, Día de la Intercesión profética…

El Arzobispo Francis Kalist, India, nos regaló una preciosa enseñanza llena de unción. «Todos estamos llamados a ser intercesores». «Los verdaderos creyentes cultivan este tipo de Intercesión (profética)». «Somos socios de Jesús». «Jesús nos llama para ser socios con Él, una asociación humana y divina». «Los grandes hombres y mujeres de Dios fueron grandes intercesores». «Existe una urgente necesidad de esta Intercesión profética». «La Intercesión es el alma y el corazón de la Misión de la Iglesia». «Como Sta. Teresita, podemos ser misioneros a través de la Intercesión». «Necesitamos pedir la ayuda del Señor para ser intercesores proféticos».

El coordinador de esta Comisión de Intercesión, Cyril John-India, pidió a los Servicios Nacionales de cada país que le envíen los nombres de dos personas a las cuales poder incluir en un chat de la Comisión de Intercesión y enviarles información sobre los planes futuros. Asimismo anunció que habrá una reunión presencial de intercesores en Medjugorje del 2 al 6 de mayo de 2023. Hay 800 plazas.

Cyril John nos instó a orar unos por otros porque necesitamos mucha protección como intercesores. La Intercesión es algo urgente. Necesitamos convertirnos en verdaderos «guerreros de oración».

El Arzobispo Francis Kalist antes de la Adoración nos recordó que sólo podemos ser evangelizadores si hemos recibido el bautismo en el Espíritu que es la experiencia del Amor de Dios por excelencia. Una experiencia que transforma la vida y que es necesaria para ser intercesores efectivos, no sólo de palabra. El bautismo en el Espíritu Santo es llevar a la vida el Bautismo y la Confirmación puesto que los aviva y nos da el fervor evangélico y los carismas que necesitamos para la Misión. El bautismo en el Espíritu Santo, sumergirnos en el Espíritu Santo, es necesario para que Dios nos dé el poder para interceder.

Finalmente, Sheny de Góngora-Guatemala nos pidió que estuviésemos unidos en un solo corazón y que fuésemos amigos íntimos de Jesús. Y nos recalcó que la Intercesión es el alma de la Misión.

Y nos despedimos, orando, alabando al Señor y sabiendo que el abrazo más grande que nos podemos dar es encontrarnos orando unos por otros y todos por el mundo entero, de norte a sur, de este a oeste.

Memoria y Presencia

Eucaristía: Memoria y Presencia

El Cardenal Raniero Cantalamessa, ofmcap, durante este domingo de Corpus Christi, nos habló del Misterio de la Eucaristía.

En la segunda lectura de esta solemnidad, (1Co 11, 23-26), San Pablo nos presenta el relato más antiguo de la institución de la Eucaristía, escrito no más de veinte años después del acontecimiento. Procuremos descubrir algo nuevo del misterio eucarístico, sirviéndonos del concepto de memoria: «Haced esto en memoria mía».

La memoria es una de las facultades más misteriosas y grandiosas del espíritu humano. Todas las cosas vistas, oídas, pensadas y realizadas desde la primera infancia se conservan en este seno inmenso, dispuestas a despertarse y saltar a la luz a un reclamo exterior o de nuestra propia voluntad. Sin memoria dejaríamos de ser nosotros mismos, perderíamos nuestra identidad.

El recuerdo, al asomarse a la mente, tiene el poder de catalizar todo nuestro mundo interior y encaminarlo hacia su objeto, especialmente si se trata de una persona viva.

No sólo el individuo, sino también el grupo humano –familia, clan, tribu, nación- tiene su memoria. La riqueza de un pueblo se mide por la memoria que conserva en su conciencia colectiva. Precisamente compartir los mismos recuerdos es lo que cementa la unidad del grupo y para conservar vivos tales recuerdos, se vinculan a un lugar o a una fiesta.

La Eucaristía, para el pueblo cristiano, es un memorial porque recuerda el acontecimiento al que ya toda la humanidad debe su existencia, como humanidad redimida: la muerte del Señor.

Pero la Eucaristía tiene algo que la distingue de cualquier otro memorial. Es memoria y presencia a la vez, y presencia real, hace a la persona realmente presente, Cristo, aunque esté oculta bajo los signos del pan y del vino. El Memorial Day no puede hacer que los caídos vuelvan a la vida, el Ghandi Memorial no puede lograr que Ghandi viva.

Sin embargo, la memoria se puede transformar fácilmente en estéril y paralizadora nostalgia. Esto sucede cuando la persona se hace prisionera de los propios recuerdos y acaba por vivir en el pasado. El memorial eucarístico no pertenece a este tipo de recuerdos. Al contrario: nos proyecta hacia delante; después de la consagración, el pueblo aclama: «Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven Señor Jesús!».

Si deseas leer sus palabras de forma íntegra puedes hacerlo en: https://misionmas.wpcomstaging.com/2022/06/19/solemnidad-del-santisimo-cuerpo-y-sangre-de-cristo-ciclo-c-p-raniero-cantalamessa/

Encuentro CHARIS, fruto del Espíritu Santo

El libro de los Hechos de los Apóstoles está lleno de expresiones como estas: “El Espíritu Santo nos envió a Antioquia” “Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros” “Dijo el Espíritu Santo: apartadme a Bernabé y Saulo para la obra a la que les he llamado”… Es admirable esta conversación continua con el Espíritu Santo.

Así también, como SNC de España, en una de nuestras reuniones mensuales, animados por el Espíritu Santo, vimos la urgencia de convocar un encuentro con todas las realidades carismáticas; no queríamos esperar a noviembre para vernos, orar y compartir juntos. Y con la ayuda del Espíritu Santo, que va delante de nosotros, nos pusimos a la tarea.

Hemos vivido un ENCUENTRO muy gozoso el día 11 de junio, previsto desde las 16,00 a las 18,30 , y que se prolongó después en el compartir. Asistieron 16 realidades carismáticas distintas. Y el programa fue el siguiente:

16:00 -16:30

Acogida, oración, exhortación.

16:30 -17:30

Compartir del equipo del Servicio Nacional de Comunión:

Presentación del Equipo y breve explicación de las tareas que está realizando este año.

La web CHARIS España: https://chariscomunion.wordpress.com/ . Los tres pilares de la Misión.

Los documentos de Malinas: https://chariscomunion.wordpress.com/documentos/

Programa de Formación Integral: https://chariscomunion.wordpress.com/2022/04/12/oportunidad-unica-programa-de-formacion-integral-por-pino-scafuro/ Inscripción abierta: https://formation.charis.internationa…

17:45-18:45

Cada realidad compartió sobre algo significativo de la misma en este tiempo, sus proyectos, sus alegrías, sus retos, sus dificultades…

Al final se compartió también la experiencia de la Asamblea de las distintas realidades en Zaragoza para inspirar a llevar a cabo otras iniciativas de este tipo.

18:45

Despedida y CANTO A MARÍA

Ha sido una experiencia de comunión, a imagen de la Comunión Trinitaria, en la víspera de la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Así es cuando se percibe el amor del Padre, la presencia de Jesús y el Ruah del Espíritu.

Dios confirma a los que ha llamado, llenándonos de gozo y ánimo en la tarea. Jesús intercede por nosotros: “Que sean uno”. El Espíritu Santo se revela cuando nos reunimos y nos fortalece en la fe.

Hemos dado gracias al Señor por todas las realidades con ilusión renovada, nos hemos escuchado unas a otras, había mucha comunión y todos hemos salido enriquecidos (diversidad + unidad = riqueza) ¡Cómo se notaba que el Espíritu estaba obrando!!

Asimismo, en el Encuentro, adquirimos el compromiso de orar por unos por otros: Interceder por todas las realidades, especialmente por aquellas que están pasando por momentos bajos. ¡ Con el Señor, lo mejor está siempre por llegar !

El Encuentro, ¡una novedad! , ha sido una bendición y una hermosura para alabanza de Dios. ¡Gracias Santo Espíritu! Y gracias a todas las realidades y sus representantes ❤️

CAMINAMOS JUNTOS

Queca Rosa Gito, coordinadora del Servicio Nacional de Comunión CHARIS, nos habla acerca de la Jornada «Caminemos Juntos».

Bajo el lema “CAMINAMOS JUNTOS” el día 11 de junio se celebraba en la Fundación Pablo VI de Madrid la Asamblea final Sinodal de la CEE de nuestra Iglesia en España para presentar un resumen de la fase diocesana del Sínodo, y la síntesis de la recogida de las aportaciones.

Dicho acto fue organizado por la secretaría del Sínodo y el Director del Secretariado de la Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida y Secretario del Equipo Sinodal de la CEE D. Luis Manuel Romero.

Nos dirigió unas palabras el Arzobispo de Madrid cardenal Carlos Osoro y D. Juan José Omella , presidente de la CEE así como el Presidente de  Federación de Entidades protestantes de España y el nuncio apostólico de su SS Papa Francisco en España entre
otros.

Todos coincidieron en que debemos caminar juntos como Iglesia, unidos, participando, aportando y comprometiéndonos, y trabajando juntos en la misión. Sin olvidar llevar a otros a tener un encuentro personal con Cristo, sin desatender a los más desfavorecidos, teniendo capacidad de acogida, escucha activa, comprensión, y acompañamiento ¿Cómo podemos hacer esto? Discerniendo todo a la luz del Espíritu Santo. Que el Espíritu Santo sea el motor de todo esto. Que Él nos muestre el camino.

Con Olalla Rodríguez, laica de la renovación carismática católica

Hace unos años en su mensaje de Pascua, monseñor Lugones , Obispo de la Diócesis de Lomas de Zamora, en Argentina, sostuvo «no habrá sinodalidad sin gestos de amor. No habrá camino de comunión para muchos, si no nos dejamos tocar el corazón, si no nos desinstalamos, si no nos dejamos interpelar por la realidad y discernir (en Espíritu Santo) en consecuencia para obrar como cuerpo”. Así se resume todo.

Durante toda la Asamblea ha estado expuesto el Santísimo en la capilla de la Fundación Pablo VI, acompañado en todo momento por miembros de la Adoración Nocturna Española. Y en el tiempo libre, por las personas que participaban en este encuentro.

Damos gracias al Señor por nuestra Iglesia, Iglesia en camino, Iglesia en marcha. Pidamos al Espíritu Santo que nos asista con su luz, con su fuerza y su fuego para llevar el rostro de amor y de misericordia de Cristo hasta los confines de la tierra y nos haga dóciles a sus inspiraciones.

Queca Rosa Gito

Malinas 6: El descanso en el Espíritu

El sexto documento de Malinas está consagrado al estudio de un fenómeno llamado:» El descanso en el Espíritu «, el cual suscita controversias y reacciones diversas. Dado que todos tenemos experiencia en este fenómeno, os recomendamos que lo leáis con mucho interés.  

Mi intención inicial había sido consagrar este documento a promover positivamente el ministerio y el carisma de sanación; pero, dado este hecho nuevo, fue preciso destrozar previamente el terreno y tratar de discernir si estamos o no en presencia de una nueva intervención del Espíritu, de un nuevo modo de sanación, de una gracia inédita para nuestro tiempo. 

La primera parte está consagrada a la descripción del fenómeno en sí mismo y en perspectiva histórica, bíblica, mística. La segunda parte es un examen crítico. La tercera tratará de discernir y precisar la actitud pastoral prudente que nos parece precisa.

Se ve claramente cuánto necesitan vivir integradas la Iglesia visible y la Iglesia invisible.  Los obispos, guías espirituales del pueblo de Dios, están obligados a estar cerca del mismo, especialmente en estas materias delicadas, para evitar desviaciones y pérdidas de energía.  También están obligados a invitar a sus mejores teólogos a que se ofrezcan a compartir con los cristianos de buena voluntad los tesoros de la sabiduría de nuestros místicos y de la gran tradición espiritual del Occidente y del Oriente cristiano.

Los dones del Espíritu Santo, igual que las virtudes morales, deben ser vividos no en abstracto, sino en la concreción movediza de las situaciones particulares.  En esto hay una llamada a un resurgimiento que, partiendo de la fuente del Espíritu Santo, se adapte a la diversidad del suelo, a la diversidad de los terrenos.

Nuestra doctrina espiritual y moral se ha desarrollado con demasiada frecuencia dentro de cuadros rígidos, y necesitan también ella ser renovada por el Espíritu. 

Ante fenómenos nuevos que miran a la vida espiritual, debemos ofrecer orientaciones a los fieles. Es la condición para el progreso verdadero y seguro.

Una política de no intervención a lo que los fieles tienen derecho a esperar de sus guías espirituales. Pero las advertencias no bastan: deben desembocar en llamadas a la auténtica fidelidad respecto de la variedad de dones y carismas del Espíritu. 

Este documento trataba de despejar un camino en orden a ayudar posteriormente a la renovación de todo lo que pertenece a la pastoral de la curación, que es parte integrante de la Encarnación redentora. Cristo, Salvador del hombre, es también quien cura las heridas del hombre.  Su Iglesia tiene la tarea de proseguir su servicio de sanación, de continuar la lucha contra las fuerzas del mal, y de reconocer, garantizar y favorecer el desarrollo del carisma de curación señalando vías seguras.

Por otra parte, creo que un problema como éste del Descanso en el Espíritu, invita también a continuar nuestras investigaciones referentes a una armonización cada vez mejor entre la naturaleza y la gracia.  Esta simbiosis es esencial para que el desarrollo de la naturaleza no degenere en naturalismo, y para que la acogida de lo sobrenatural no nos desvíe hacia el sobrenaturalismo.

A lo largo de la historia de la Iglesia se ve aparecer este mismo problema de equilibrio cada vez que hay una exageración en detrimento de la complementariedad.

Gracia y naturaleza deben desarrollarse simultáneamente para responder al pensamiento de Dios sobre el hombre, a quien Dios quiere de pie y responsable, y a quien al mismo tiempo se ofrece Dios totalmente gratis, para enriquecernos con sus dones maravillosos que rebasan todas nuestras esperanzas.

Feliz lectura completa: https://gratuidad.com/12_Sobre_la_RCC/Malinas/documento-de-malinas-6.pdf

El Espíritu Santo es Creador

El Cardenal Raniero Cantalamessa nos dirige estas palabras el Domingo de Pentecostés, Ciclo C – Card. Raniero Cantalamessa (texto íntegro). Aquí os presentamos algunos extractos:

La tarde de Pascua, Jesús en el cenáculo sopló sobre sus discípulos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo» Jn, 20.

Este soplo de Cristo evoca el gesto de Dios que, en la creación, «sopló sobre el hombre, hecho de polvo del suelo, un aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente» (Gn 2,7). Con aquel gesto Jesús viene a decir, por lo tanto, que el Espíritu Santo es el soplo divino que da vida a la nueva creación, como dio vida a la primera creación.

Proclamar que el Espíritu Santo es creador significa decir que su esfera de acción no se restringe sólo a la Iglesia, sino que se extiende a toda la creación.

«Toda verdad, de donde quiera que venga dicha -escribió Santo Tomás de Aquino-, viene del Espíritu Santo».

¿Y qué significa experimentar al Espíritu como creador? Para descubrirlo partimos del relato de la creación. «En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas» (Gn 1, 1-2).

El Espíritu Santo es, por lo tanto, Aquél que permite pasar -a la creación- del caos al cosmos, el que hace así algo bello, ordenado, limpio (cosmos viene de la misma raíz que cosmético, ¡y quiere decir bello!).

La ciencia nos enseña hoy que este proceso ha durado miles de millones de años, pero lo que la Biblia quiere decirnos, con lenguaje sencillo e imaginativo, es que la lenta evolución hacia la vida y el orden actual del mundo no ocurrió por casualidad, obedeciendo a impulsos ciegos de la materia, sino por un proyecto aplicado en él, desde el inicio, por el creador.

La acción creadora de Dios no se limita al instante inicial; Él está siempre en acto de crear. Aplicado al Espíritu Santo, esto significa que Él es siempre el que hace pasar del caos al cosmos, esto es, del desorden al orden, de la confusión a la armonía, de la deformidad a la belleza, de la vejez a la juventud. Esto a todos los niveles: en el macrocosmos y en el microcosmos, o sea, en el universo entero así como en cada hombre.

Debemos creer que, a pesar de las apariencias, el Espíritu Santo está a la obra en el mundo y lo hace progresar. Un texto del Concilio Vaticano II dice que el Espíritu Santo está a la obra en la evolución del orden social del mundo («Gaudium et spes», 26). No es sólo el mal el que crece, sino también el bien, con la diferencia de que el mal se elimina, termina consigo mismo, mientras que el bien se acumula, permanece. Ciertamente aún existe mucho caos a nuestro alrededor: caos moral, político, social.

El mundo tiene todavía mucha necesidad del Espíritu Santo; por ello no debemos cansarnos de invocarle con las palabras del Salmo: «¡Envía tu Espíritu, Señor, ¡y renueva la faz de la tierra!».